#03. No puedes ayudarme.


Decidió volver andando. No le apetecía para nada montarse en un autobús, con otras personas que la mirarían mal por ser incapaz de contener las lágrimas. Así que se había colgado la mochila al hombro y, sin despedirse de nadie, había comenzado a andar, aparentemente sin rumbo, pero con un destino definido en su mente.
La tercera calle a la derecha, un cruce y dos avenidas en las que salir por la cuarta calle, y estaría en casa. Sin embargo, no era allí donde se dirigía. No quería ir a casa. En vez de eso, eligió otro camino distinto y avanzó hasta llegar a su lugar de destino. Una casa antigua, de puertas de madera revestida y paredes de color salmón.
Miró la ventana cerrada del segundo piso y, con decisión, llamó al timbre. Una chica joven, de mejillas sonrosadas, le abrió la puerta.
-¿Está en casa?- le preguntó Clara con un hilo de voz.
-Extrañamente sí, ha llegado hace unos minutos.
-Gracias.
Clara recorrió los numerosos pasillos en silencio y se detuvo al llegar al final de uno de ellos, donde llamó a la última puerta. Sabía que él no iba a abrirle, así que abrió ella misma la puerta y entró en la habitación. 
Estaba tumbado boca arriba sobre la cama, prácticamente desnudo y con los ojos cerrados. Se sobresaltó al oír el ruido de la puerta y se puso en pie de golpe, dispuesto a esconderse donde fuera necesario o a echar a correr, si tenía oportunidad. Pero ella ya estaba dentro de la habitación y le miraba con los ojos muy abiertos.
-No esperaba encontrarte de esta manera...- comentó ella con sencillez, desviando la mirada.
-No es la primera vez- respondió él, con un amago de sonrisa.
Ella se prohibió mirarle mientras sonreía, así que fijó la vista en las cortinas que, ondulantes, cubrían la ventana. Estaba nerviosa y tenía miedo, y el hecho de que él llevara tan solo unos calzoncillos, no lo hacía más llevadero.
-He venido a hablar contigo, no a recordar el pasado..
'Eso ya lo hago de maravilla yo solita', se dijo.
-Deberías odiarme, no querer hablar conmigo...
-También tú deberías odiarme a mí.
-¿Por qué? ¿Por ser lo mejor que he tenido en toda mi vida?
Ella no respondió.
-En fin...- suspiró- ¿De qué querías hablarme?
Clara creó una respuesta y la repitió mentalmente unas diez veces, hasta que, finalmente la pronunció en voz alta.
-Quiero ayudarte.
Él la miró a los ojos.
-No puedes- hizo una pausa-. Nadie puede.

-Se ha ido andando- dijo, haciendo acopio de toda su fuerza de voluntad.

-No te oigo- gritó Iván.
-¡Que se ha ido andando!- volvió a intentarlo Paula, subiendo el volumen de su voz.
Iván negó con la cabeza, no oía nada. Paula, derrotada, bajó del autobús y se acercó a él con paso decidido.
-No está conmigo, se ha ido andando.
-Pero, ¿por qué?
-No lo sé, ha dicho que había algo que tenía que hacer. 

Él la miró a los ojos, tratando de comprender lo que había dicho, pero se perdió en ellos y olvidó la frase que le acababa de decir. 
-Iván, ¿me estás escuchando?- preguntó, mirándole con desaprobación.
-No, perdona- ella sacudió la cabeza-. ¿Te vienes a comer conmigo?
-¿Qué?- exclamó ella, tan sorprendida que no fue consciente del hecho de que el chico más guapo que había visto en su vida, la estaba invitando a comer, hasta después de unos segundos.
-¿Quieres comer conmigo?- repitió él, sonriendo.
-No, osea, no sé...
Iván siguió sonriendo.
-¿Te gusta la comida italiana?- ella asintió rápidamente- Pues entonces, decidido. Che mangiamo, il mio amore.
La agarró de un brazo y tiró de ella.

-Podría, si me dejaras.

-No.
-Pero, puedes salir de ello, déjame ayudarte. Te acompañaré durante el tratamiento...
-¿De qué estás hablando?- la interrumpió él, mirándola fijamente a los ojos-. No necesito ningún tratamiento.
-Sé que es difícil de aceptar, pero...
-Esto no puede ir en serio- él se giró, llevándose las manos a la cabeza-. ¿Crees que estoy consumiendo... drogas?
-¿No es así?
Clara se sentó sobre la cama y le miró fijamente.
-No, claro que no.
-¿Me lo prometes?
-Sí- dijo él realmente en serio.
El rostro de ella se relajó, exhaló un suspiro y expulsó toda la presión acumulada. Instantes después, se puso en pie y se acercó a él, lentamente. Ante la mirada atenta del muchacho agarró su mano derecha, cerrada en forma de puño, y tras hacer que la abriera, entrelazó sus dedos con los suyos. Luego levantó sus manos unidas y las besó con suavidad. Tras su gesto, él se apartó de ella violentamente.
-Si tus dudas están resueltas, ya puedes marcharte- dijo, sin mirarla.
-No quiero- musitó ella, en voz muy baja, pero sabía que él la había oído.
-Clara, por favor...- suplicó, pero ella le hizo caso omiso.
Se acercó a él y acarició su torso desnudo con ambas manos. Él cerró los ojos y se dejó llevar por el contacto de los dedos de Clara sobre su piel. Luego abrió los ojos y la miró. Ella ya se había despojado de las dos camisetas que llevaba y le miraba con picardía y anhelo. Pero él negaba con la cabeza.
-¿No me deseas?- preguntó ella, desesperada.
-Por supuesto que te deseo. Demasiado, diría yo.
-¿Entonces?- dijo, volviendo a mirarle con añoranza.
-Clara, por favor...- ella le hizo callar con un beso en el que puso todo el amor que tenía, y él supo acogerlo y, finalmente, supo acogerla a ella. La cogió en brazos, la dejó caer sobre su cama y se tumbó sobre ella, besándola con fervor. 

5 comentarios:

M@rt@!! dijo...

Hola!! Bueno pues he encontrado tu blog y me he leido tu historia... ME ENCANTA, de verdad, tienes una manera de escribir, lo expresas todo de tal forma que a cualquiera se le caería la baba, eres estupenda en esto y tu historia es fantastica =)
Espero leer otro capitulo tuyo pronto!
Un beso enorme.

Wendy. dijo...

Hey :3
¿Te encanta? ¿De veras? No me suelen decir esas cosas, la verdad. Pero gracias.
No te creas, no tanto. Solo trato de hacerme un hueco, pero hay demasiada gente buena como para que yo pueda brillar mucho que digamos.
Sí, pronto habrá un nuevo capítulo.
Otro aún más grande para ti, y que sepas que te agradezco mucho que comentes, no suele hacerlo mucha gente. Pero alegra ver que gustas a los que te leen, es un honor :)

Laura dijo...

Hola, buenas, me llamo Laura, y he venido aquí porque mi instinto asesino quiere matar a Wendy.
¿Tú chavala? Esto es la puta perfección, ¿sabes lo bien que escribes? ¿qué no? Pues lo vas a saber;
Es una historia difícil, porque escribir desde el punto de vista de tantos personajes es algo complicado, pero tú no solo lo bordas, sino que también creas un ambiente espectacular que hace que parece que estamos ahí junto a ellos.
Más, ¿la historia? ¿el contexto? ¿tus ideas? ¿tu imaginación? Alucinante todo.
Vamos, me ofende leerte que tu no puedes brillar, tu esencia brilla por si sola.
Esto es de escritora, esto parece sacado de una novela juvenil de éxito, es que tendrías que leerte desde otros ojos.
Me considero tu fan nº 1, pero desde ya.
¿Los diálogos? No hay cosa que más admire, a mi me cuesta mucho establecer conversaciones, y en cambio las tuyas es que son impresionantes.
En el capítulo anterior me ha encantado el detalle de hacernos pensar a todas que Iván iba a por Paula, cuando iba a por su hermana, eso me ha dejado tal que así; :OOOOO porque no, todos estamos acostumbrados a algo perfecto y en cambio tú rompes todos mis esquemas.
En serio a tus pies.
Hacía mucho que no entraba por aquí, ya que no me notifica, pero me alegro muchísimo de volver porque vamos, todo lo que escribes es insuperable.
A tus pies. Yo también quiero leerte pronto, jo, por eso quiero matarte, porque ha pasado mucho tiempo desde que publicaste. Pero bueno solo hace dos días que comentaste esto ahora que me doy cuenta así que ME VOY FELIZ después de saberlo. Jé.
Miles de besos de tu admiradora juasjuas.
Me enamora como escribes, y tu historia para mi es sublime nada más que decir.

Wendy. dijo...

Hola Laura, encantada de conocerte, espera... ¿Vienes a matarme? Pues ya no me caes bien.
Yo, chavala no soy perfección ni hostias. Solo soy yo, tratando de mejorarme y ser una mejor versión de mí misma.
Lo de los numerosos personajes no es tan difícil, aunque al principio, no sabía cómo montarlo. Pero, finalmente me aclaré y bueno, salió un capítulo con sentido, al menos.
Eres más exagerada... xdd
Se ve que tú no lees lo que escribes tú, porque me da cientos de vueltas.
Y no brillo mucho, casi nadie me comenta ni hay muchos me gusta que digamos.
Soy una aspirante, pequeña. Y me falta mucho para ser algo más. Pero es agradable que me digas esas cosas. Aunque, la fan aquí soy yo y es de ti. Así que, a callar.
He de reconocer que los diálogos son donde más segura me siento, lo demás se me suele complicar más. Pero tú no te quedas corta, perdona que te diga.
En cuanto a lo de la imaginación, la verdad es que he mezclado ideas que tenía de antes y he metido una especie de historia doble, con dos ideas paralelas pero con algo en común.
Sí, lo de Iván... La verdad es que no quiero que sea fácil. Y tampoco va a ser fácil para mí escribirlo, pero bueno, es un reto.
Él solo la ve como la amiga de su hermana pero puede que ella se vaya ganando su corazón, poco a poco, mientras que ella se entrega más pero podría alejarse antes. Así que, son una pareja que no tienen garantizado lo del final feliz.
Y yo a los tuyos, preciosura.
Tú me superas, así que no soy insuperable.
Sí, es que espero hasta que tenga muestras de que la gente lo ha leído. ¿Qué sentido tiene publicar algo si la gente no ha leído lo anterior?
Por otro lado, tengo preparados ciertos relatos que escribí hace tiempo y que dije que subiría hace una eternidad y no he subido.
Espero que los leas y me des tu más sincera opinión :')
Un millón y medio de besos para ti.
Y... Muchas gracias, pero no me lo merezco, de veras. Aunque, intentaré que te siga pareciendo igual de buena conforme siga escribiendo.
<3

AE dijo...

Pues yo también lo pienso !!! para mi si escribes genial, y es más escribes incluso mucho mejor que la primera historia que escribiste, creo que poco a poco tu forma de redactar las cosas van mejorando , y no se si podrás mejorarlo mñas, por que esta genial, muy muy bieen, me encanta xD enserioo me gusta muchichichichisimo :)

Publicar un comentario