Capítulo 40 ~> Gracias por ser mi mejor amigo.

Sergio: Aún nadie me ha hecho tocar las estrellas…
Yo: Será porque aún no has conocido a la persona idónea.
Sergio: O porque esa persona no se da cuenta de que es la persona idónea. (Me miró fijamente.)
Yo: Tal vez es que esa persona también está enamorada, pero por desgracia, no de ti.
Sergio: Increíble. La conoces a la perfección. (Sonrió.)
Yo: ¿He acertado?
Sergio: No sé si has acertado, pero se parece bastante.

No volvimos a hablar, pero nos quedamos ahí un largo rato, mirándonos a los ojos, sonriéndonos el uno al otro, mientras el viento nos daba de golpe en la cara.

Yo: Se está haciendo de noche.
Sergio: Sí… Será mejor que te lleve a casa.
Yo: ¿Llevarme a casa?
Sergio: Claro, imagínate que te pierdes… ¿Qué haría yo sin ti?

No pude evitar pensar, ‘¿y yo sin ti?’

Yo: No me voy a perder.
Sergio: Por si acaso.
Yo: De acuerdo. En tal caso, acompáñame.

Sergio sonrió. Se levantó de la fuente y me ofreció su mano para ayudarme a bajar.

Yo: Gracias. (Murmuré.)
Sergio: De nada.

Seguimos andando en silencio. Miré a Sergio disimuladamente y comprobé que miraba al frente con la mirada perdida.

Sergio: Mañana tenemos clase de mates. (Dijo al cabo de un rato.)
Yo: ¿Sabes que estoy castigada?
Sergio: ¿Y eso, por qué?
Yo: Humm…
Sergio: ¿No quieres contármelo?
Yo: No es eso, es que a ver… Ayer dormí en casa de Álex. Me fui sin permiso, sin ni siquiera decírselo a mi madre. (Me maldecí por dentro ya que había dado más información de la que me apetecía compartir con Sergio.)
Sergio: Espera. ¿Pasaste la noche con Álex? ¿No habrás…?
Yo: No, no, no... (Le interrumpí.) De todas formas, ¿a ti qué te importa?
Sergio: Hombre, claro que me importa…
Yo: ¿Sí?
Sergio: Sí.

No respondí. Sergio permaneció callado, tampoco dijo nada más. Así que seguimos avanzando en silencio.

Sergio: ¿Vas a ir al baile de invierno? (Dijo de pronto.)
Yo: ¿Hay un baile de invierno?
Sergio: Sí, y debes ir con un chico y bailar. (Respondió sonriendo de forma burlona.)
Yo: Soy española, pero no tonta. (Sonreí.)
Sergio: Ahora en serio, ¿vendrás?
Yo: Si Álex quiere ir… Porque se puede ir con chicos que no sean estudiantes, ¿no?
Sergio: Creo que sí.
Yo: Entonces, si a Álex le parece bien, iré.

Se repitió de nuevo aquel silencio incómodo, hasta que llegamos a la puerta de mi casa y ambos nos detuvimos.

Sergio: Ya está en su casa, señorita.
Yo: Gracias por acompañarme. (Dije mientras abría la puerta.)
Sergio: Me gusta acompañarte.
Yo: Y a mí que me acompañes. Nos vemos mañana.
Sergio: Hasta mañana, y gracias por todo. (Sonrió, mientras comenzaba a andar hacia atrás.)
Yo: ¿Gracias por qué?
Sergio: Por ser mi amiga.
Yo: Entonces, gracias a ti por hacerme sonreír, por escuchar mis lamentos, por ayudarme y por ser como eres. Pero lo más importante, gracias por ser mi mejor amigo.

Sergio sonrió y yo entré al edificio. Me giré y le vi andando en la oscuridad, de vuelta a casa.
Subí a mi casa. Y cuando subí me encontré con alguien esperándome.

2 comentarios:

mari dijo...

ay diosss mioo si es que cada vez me gusta mas sergioooo !!! mira que alex la hizo demasiado daño jajajaja pero bueno xD ella sabra jajaja me gutado el capi ;) aunque se me a echo corto jiji
besoooooooooossss ! L

_YoliSuperBelieber_ dijo...

Jajajajajja ¿Sí? En realidad yo creé a Sergio para que acabara con ella, pero ya no sé... Es que Álex la quiere mucho xD
Me alegro de que te haya gustado,luego a la noche subo el siguiente.

Publicar un comentario