Capítulo 43 ~> ¿Me reservarás un baile?

Me miró a los ojos y yo, como tantas veces había hecho, me perdí en ellos. Sonrió y comenzó a andar, a acercarse a mí. Me quedé parada, esperándole. Cuando llegó sonrió cómo sólo él sabía hacerlo y yo le devolví la sonrisa.

Yo: Hola.
Sergio: Hola. (Respondió.)

Me acerqué más a él y le abracé. Le abracé con fuerza, quizás con más de la necesaria.

Yo: Siento haber estado tan distante la otra tarde…
Sergio: No importa, aunque es comprensible. Estuve a punto de besarte. (Dijo y volvió a sonreír.)
Yo: Te echaba de menos. (Suspiré.)
Sergio: Y yo a ti. (Dijo él acariciando mi pelo con dulzura.)

Me alejé con suavidad de él y sonreí.

Sergio: ¿Vendrás al baile de mañana?
Yo: ¿Es mañana?
Sergio: A las siete.
Yo: Allí estaré.
Sergio: Entonces, nos veremos. (Sonreí.) ¿Me reservarás un baile?
Yo: Por supuesto. Bueno, debo irme.
Sergio: Será mejor. (Respondió sonriente.)
Yo: Adiós.
Sergio: Hasta mañana.

Comencé a andar, de vuelta a casa. Cuando estaba llegando al final de la calle, el estridente sonido de una moto me hizo girarme y ahí estaba. Él. Con sus gafas de sol, su chaqueta de cuero, su moto cara y su sonrisa perfecta. Me vio, y paró en seco. Detuvo la moto cerca de mí y se acercó a mi lado. Me agarró de la cintura y me besó brevemente. Después acercó sus labios a mi oído.

Álex: Estás preciosa, ¿sabes?
Yo: Tú siempre estás precioso.

Él sonrió y me dio un dulce beso en la cabeza.

Yo: Oye, hay una especie de baile, mañana. ¿Irías conmigo?
Álex: Bueno, no soy mucho de bailes...
Yo: Bueno, en ese caso tendré que ir con Sergio... (Dije con fingida inocencia)
Álex: Te recojo a las siete.

Yo sonreí y él me miró dudoso, aunque al final sonrió a mi vez.

Álex: ¿Hay que llevar traje?
Yo: Sí. Pero seguro que estarás radiante.
Álex: ¿Y tú, llevarás un vestido de esos de princesa?
Yo: Tendré que comprarme uno...
Álex: De eso me encargo yo.
Yo: No voy a dejar que me compres un vestido.
Álex: No necesito que me dejes.
Yo: ¿Y dónde lo vas a comprar?
Álex: ¿Qué dónde lo vamos a comprar? (Dice sonriendo.) Estamos en Nueva York, aquí están las tiendas más glamurosas del mundo... No sé. Tal vez, vayamos a un chino. Seguro que encontramos alguno.
Yo: Idiota. (Sonreí.)
Álex: Ahora en serio. Esta tarde a las seis paso a por ti y nos vamos a comprarte el vestido más bonito del mundo.
Yo: No hace falta en serio.
Álex: He dicho yo que sí. A las seis estoy en tu puerta, no me hagas esperar. (Añade sonriendo.)

Me acerqué a él y le besé con fuerza. Tal vez no fuera suficiente, pero yo no podía darle nada más, aún.

Yo: Me tengo que ir a casa.
Álex: Monta. (Dijo subiendo a su moto y arrancando.)
Yo: Gracias.
Álex: No las des, sabes que por ti hago cualquier cosa.

Sonreí y besé su cuello. Pronto llegamos a mi casa y me bajé de la moto. Me giré y le lancé un beso, él lo agarró y sonrió de oreja a oreja. Yo entré a mi edificio sonriendo.
Comí e hice mis deberes. A las seis en punto bajé corriendo y él ya estaba ahí, tan puntual como siempre.

Yo: Hola otra vez. (Dije sonriendo.)
Álex: Buenas tardes princesa.

Le di un beso en la mejilla y monté en la moto. Agarré su espalda con fuerza y él arrancó. El fuerte viento me daba en la cara mientra yo sonreía, feliz. Él se giró y me miró un par de veces, pero no dijo nada, se limitó a reírse. Pronto paramos en una amplia calle, llena de coches y completamente atestada de gente. Aparcó en un pequeño hueco.

Álex: Ya hemos llegado preciosa.
Yo: Genial. Ahora a probarme ropa. (Dije sin mucho entusiasmo.)
Álex: Sonríe.
Yo: No quiero que te gastes un dineral.
Álex: No me voy a gastar un dineral. Tienes un presupuesto de 500 euros. Apáñate.
Yo: ¿500 euros? ¿Pero tú estás tonto?
Álex: Calla. (Dijo sonriendo.)

Bajé de la moto con torpeza y me arreglé como pude mi despeinado pelo. Álex agarró mi mano y comenzamos a andar entre la multitud. Mientras andábamos nos encontramos con un puesto de donuts y nos compramos uno cada uno. Luego seguimos andando, hablando y riéndonos animadamente. Vimos numerosas tiendas, pero él insistió en llevarme primero a una que él conocía. Disfruté como una enana de su preciada compañía y me reí como nunca me había reído en mi vida. Normalmente él no se mostraba tan abierto, pero aquella tarde me contó cientos de cosas y de historias de su niñez, me habló de sus amigos y de sus abuelos. Yo escuché con atención todos y cada uno de los detalles que me contaba hasta que llegamos a una tienda con un escaparate gigante y él calló de pronto.

Álex: Ya hemos llegado...
Yo: ¿Por qué esta tienda?
Álex: Es la tienda favorita de mi madre y tienen cosas preciosas. (Respondió sonriendo.)

Yo sonreí a su vez y entramos, aún cogidos de la mano. La dependienta se giró y nos miró. Noté como miraba a Álex de arriba a abajo y sonreía y la sangre me hirvió en la venas. Me calmé cuando observé qué él no le dio la más mínima importancia, sino que empezó a pasear por la tienda cogiendo preciosos vestidos y colocándolos en mis manos. Yo sonreí al mirarlos y observar que todos eran verdaderamente bonitos y me sorprendí de ver el buen gusto que tenía Álex. Nos recorrimos toda la tienda, que era gigante, y cogimos más de treinta vestidos. Pasé a un probador y Álex se quedó sentado fuera, esperando a que saliera. Me fui probando vestidos mientras él era completamente sincero y me daba su opinión. Me gustaron varios, pero ninguno me terminó de convencer. Álex salió un momento de los probadores y regresó minutos después con una prenda en las manos. Me la mostró y yo asentí asombrada.

4 comentarios:

Valery dijo...

me encanta :D sigue escribiendo!!! ^^ si la dependiente se acerca... se arrepentirá ;)

mari dijo...

Ay dioss jaja en este capítulo me ha gustado mas Alex de lo normal jajajaja .... y poco a poco ya nose si prefiero a Sergio o Alex jajajaj ... Proximo capi prontoo !!! eeh !! que sino me da un yuyu jajajajajaj besoooooooooooooooooooooooss !! y que me encantaaaa ! ya lo sabes ;)

mari dijo...

Por ciertoo !!! jajaja no nos acortes na historiaa ! por que creo que as pasado del 41 al 43 jajajajjajajajajajaa , una tonteria jaja
besoooss ! :)

_YoliSuperBelieber_ dijo...

Jajajaja. Sí, creo que sí. Me he saltado el capítulo intermedio... No me matéis, ¿vale? Sorry, luego subo el 42 y el 44 :)
Y en cuanto a los comentarios, que nos vamos a volver todas fans de Álex al final, ya veréis :D
Ya me he calentado y he empezado a hablar de más. -.-'
Un besazo gigante para todas,de la loca escritora que se salta capítulos. <3

Publicar un comentario