Capítulo 12. Debería haberme quedado a tu lado.


Me acerco a la ventana y observo con cuidado sus dulces facciones bajo la luz de la luna. Me obligo a mí misma a apartar la mirada y, con cuidado y resignación abro la ventana, invitándole a pasar.
Ya dentro se sienta despacio sobre mi cama y posa sus ojos en mí.
Estoy enfadada, me siento mal con él y conmigo misma, así que permanezco callada hasta que él me pregunta:
-¿Qué te ocurre?
-Nada-  me limito a responder.
-Allie, puedes intentar engañar a cualquier otro, pero a mí no. Te conozco demasiado...
-Pues creo que en todo este tiempo se te ha olvidado que me conocías, se te ha olvidado que era tu mejor amiga- le digo, liberando todo el dolor que llevo acumulado en mi interior.
-Eso no lo he olvidado nunca.
-Entonces, ¿por qué desapareciste de mi vida?- digo estallando, sin poder contenerme- ¿Por qué te marchaste sin despedirte? ¿Por qué? -grito.
-Vine a despedirme...
-No viniste. Nunca, en los tres últimos años. Ni siquiera una llamada, ni un mensaje. Nada.
-Tampoco tú lo hiciste.
-Yo no me fui. Si hubieras querido verme hubieras podido, sabías perfectamente donde estaba- vuelvo a gritar.
-¿Crees que no vine?- le miro confundida-. Vine demasiadas veces. Pasé demasiadas noches sentado en tu jardín, mirándote por la ventana. Pero eso ya te lo dije- dice con calma.
Intento evitar sus constantes miradas permaneciendo de pie, pero desafortunadamente, en el momento más improvisto nuestros ojos se cruzan. Noto un rastro de dolor escondido tras su iris dorado y sin poder evitarlo, dejo a un lado mi orgullo y me dejo caer en la cama, a su lado. Sus fuertes brazos me rodean con la misma dulzura a la que me tenía acostumbrada antes de irse. 
-¿Por qué has venido?- le pregunto en un susurro.
-Tu compañía era todo lo que necesitaba esta noche.
No respondo, me limito a mirar la oscuridad y a oír nuestras pausadas respiraciones hasta que él habla de nuevo.
-Quería besarte Allie- murmura.
-¿Por qué no lo has hecho?
-Porque temía que te alejaras de mí.
-¿Y por qué iba a alejarme?
-Porque no merezco que me quieras y ambos lo sabemos.
Me sorprendo tanto al oír esa respuesta que sacudo mi cabeza y me incorporo.
-No quiero decir que no me encanta que sientas algo por mí, si es que lo sientes... Sólo que estoy lejos de merecérmelo- me explica, tratando de convencerme de algo que aunque yo sé, mi corazón es incapaz de asimilar.
-No estoy segura de que tú seas la persona idónea para decidir lo que mi corazón ha de sentir, ¿no crees?
Él sonríe y me rodea con más fuerza.
-Allie, de alguna manera siento que debería disculparme.
-No lo hagas, no es necesario.
-Sí que es necesario.
-Ya estás perdonado, Derek- le digo con firmeza.
Me mira con cuidado a los ojos y suspira.
-Lo siento, Allie. Siento haber sido un cobarde y haberte abandonado. Lo siento de veras... Y sé que debería haberte besado, debería haber acariciado tu rostro, debería haberte mirado a los ojos y haberte dicho que son los más bonitos que he visto. Sé también que debería haberte llamado, debería haber gritado tu nombre, debería haberte dicho que eras la única. Y que debería haberme quedado a tu lado, en lugar de huir.
Mi corazón se encoge. Me quedo callada mientras los trozos de aquella muralla que se ha caído hace tantísimo tiempo, desaparecen por completo.
-Derek,- me mira- hazlo, bésame de una maldita vez.
Sus ojos se abren notablemente a causa de la sorpresa y sonríe. Se acerca lentamente a mí y justo encima de mis labios susurra:
-Te quiero, siempre te he querido.

3 comentarios:

Alicia dijo...

es precioso!!! me encanta :D ya era hora del besoo... sigue escribiendo!
bss!

Wendy. dijo...

Muchas gracias :))
JAJAJAJAJAA, sí, ya era hora.
Ahora después subo el capítulo 13 :3
Muchos besos.

Marinne dijo...

*___________________*
Me hallo muerta, dios mioooooooo. Ha sido súper bonito, y sdjfaklsjfdaklsdfjaksdfjakl <3
Espero que subas pronto, de veras, porque me encanta la novela y como escribes :3
Besos~

Publicar un comentario