Capítulo 6. Para siempre.

-No quería irme, quería estar contigo.
-Yo también quería estar contigo, pero no me dejaste hacerlo. Te fuiste sin ni siquiera despedirte.
-Fui un idiota.
-Fuiste un idiota- le aseguro.
-¿Y qué quieras que haga ahora?- dice tras unos segundos.
-¿Ahora? Nada, ya no puedes cambiar lo que hiciste.
-Me fui, es cierto, pero ahora estoy aquí para quedarme. No voy a volver a dejarte sola.
-No puedo creerte.
-¿Por qué no?
-Porque ya me prometiste eso una vez, y sin embargo desapareciste durante tres años.
-No voy a volver a irme.
-¿Ah no?
-No voy a ir a ningún sitio, o al menos, no sin ti.
-No puedo creerte.
-¿Pero porqué?
-Si fuera al revés, ¿me creerías?
-Supongo que no- dice él con cansancio.
-¿Entonces?
-Te echo de menos, Allie. Te he echado de menos todos los días de estos últimos tres años.
-¿Y qué crees, que yo a ti no te he echado de menos?- suspiro con fuerza. Él se acerca más a mí y me abraza.
Oímos de pronto como se cierra la puerta de entrada y unos pasos subiendo por las escaleras. Una voz grita mi nombre. El grito se oye con más claridad conforme los pasos avanzan.
Derek y yo nos miramos sin saber muy bien qué hacer.
-Mis padres- susurro desesperada.
-¿Sería muy infantil que me escondiera debajo de la cama?- pregunta en voz baja.
-Escóndete donde quieras, pero escóndete.
Me sonríe y se lanza al suelo. Oigo como rueda hasta quedarse completamente debajo de la cama.
Antes de que me dé tiempo a nada más, se abre la puerta y aparecen mis padres.
-Hola cariño- dice mi madre sonriendo.
-Hola mamá, ¿quieres algo?- digo con una sonrisa fingida.
-No, es solo que...-se calla y se acerca a mí. Cierro los ojos y deseo que Derek no haga el más mínimo ruido. Mi madre se sienta sobre la cama y agarra mi mano con suavidad- Que resulta que mañana tu padre y yo no vamos a estar en casa en todo el día., así que antes de irme te dejaré la comida en la nevera. Nos iremos antes de que te levantes, ¿vale?- asiento- Buenas noches cariño.
Me da un beso en la frente y sale de la habitación.
-Adiós mamá- digo justo antes de oír como se cierra la puerta.
Espero en silencio unos segundos hasta que Derek se levanta del suelo y se acuesta a mi lado. Me mira unos instantes y comienza a reírse.
-No te rías- le riño intentando parecer seria, pero él no deja de reírse y al final, yo acabo riendo a su vez.
-No sabes lo mucho que he tratado de recordar tu risa durante todo este tiempo- dice dejando de reírse.
-Yo trataba de recordarte a ti pero era inútil, ¿sabes? De todas formas, no era bueno para mí...
-¿No era bueno para ti?- pregunta confuso.
-Me hacía más daño, me recordaba que ya no estabas. Así que al final dejé de hacerlo, o al menos lo intenté.
-¿Lo intentaste?
-Si, no es sencillo olvidar a una persona que conoces de toda la vida.
Él se queda callado y estira un dedo con suavidad hasta rozar mi pelo. Recoge un mechón que me tapa los ojos y lo coloca detrás de mi oreja.
-Eres hermosa- me sonrojo y sacudo la cabeza.
-Derek- miro sus ojos-, ¿de veras te vas a quedar conmigo?
-¿A cuento de qué esa pregunta tan tonta?
-Responde- su rostro se vuelve serio y sus ojos se clavan con firmeza en los míos.
-Para siempre, Allie.

1 comentario:

Laura dijo...

No soporto leer un capítulo precioso, un capítulo increíble y fijarme en los comentarios y que no haya ni uno.
Vamos a ver, vamos a ver si ordeno ideas porque esto no me parece normal, Wendy ¿sabes que escribes genial, no? pregunta tonta... todo el mundo te lo habrá dicho ya.. ¡pero bueno es que tenía que decirlo! he empezado tu historia por el último capítulo, ha sido un fallo, pero ahora la estoy leyendo entera, y te aseguro que me encanta. Pero nada lo que decía, no me parece normal que no te hayan comentado este pedazo de entrada, porque es "buuuuf" sin palabras, aaaiiins me encanta el final, jo... es tan bonito...
Bueno voy a seguir leyendo jajaj y comentando algún que otro capítulo perfecto como este que escaseé de comentarios.
Un beesazo guapa, y felicidades por escribir tan bien:D

Publicar un comentario