Capítulo 15. No vas a perderme.


-Siempre me ha atemorizado la idea de perderte- dice con ternura, acariciando mi pelo cuidadosamente.
-No vas a perderme, Derek- respondo con firmeza.
Él sonríe y desciende su mano a mi mejilla sin apartar su ojos de los míos.
-Imagina que esto saliera mal...
-No va a salir mal-digo con la misma firmeza y una convicción impropia en mí.
-No quería dar ese paso por el miedo a que nos arrepintiéramos y luego fuéramos incapaces recuperar lo que teníamos.
-No vamos a tener que volver atrás para recuperar nada.
-Lo sé, lo sé Allie. Pero...
-¿Quieres dejar de poner objeciones? No voy a arrepentirme, Derek. Así que deja de imaginar futuros distópicos que no van a ocurrir e intenta ser feliz. Por ti, por mí; por los dos.
Cierro los ojos lentamente al notar el roce de su dedo con mi pelo.
-He soñado muchas veces que esto pasaba- dice despacio, sin dejar de acariciar mi pelo.
-Suelen decir que los sueños se cumplen si los deseas con la suficiente fuerza- respondo sonriendo dulcemente.
-Yo lo he deseado siempre con fuerza más que suficiente.
Derek me observa sonriente acostado de lado sobre mi cama, mientras yo recorro suavemente su mano derecha con mis largos dedos.
-¿Qué más sueños tienes?- pregunto incorporándome para poder verle mejor.
-¿Sueños?- asiento lentamente- No te vas a reír, ¿verdad?
-No- miento levantando una mano en señal de promesa- Creo...
Derek me mira con incredulidad pero finalmente sonríe y comienza a hablar.
-Siempre he querido conocer a un vampiro.
-¿Qué?- digo apunto de estallar a carcajadas.
-Con que no te ibas a reír, ¿no?
-No... Pero, ¿cómo vas a conocer a un vampiro, Derek?- digo con toda la seriedad que soy capaz de impartirle a esa conversación surrealista.
-De pequeño, estaba convencido de que existían.
-¿Y lo sigues creyendo?
-No, claro que no.
-¿Entonces?
Sacude la cabeza y sonríe ampliamente.
-Era broma- dice con sinceridad.
-Uff... Menos mal, me has asustado. Pensaba que Crónicas Vampíricas te había hecho creer en  los vampiros.
Él suelta una carcajada y me mira con dulzura.
-Siempre he querido no crecer nunca.- dice de pronto.
-¿No crecer?- repito sorprendida.
-Ser siempre un niño, jugar, reír, no estudiar, y... estar siempre contigo.
-¿Para estar conmigo necesitas ser un niño?
-No, pero cuando lo era, eras lo más importante, ¿sabes?
-Tú también lo eras. Lo sigues siendo, en realidad.
Derek me mira fijamente y coloca con cuidado un mechón de pelo que me tapa el ojo, detrás de mi oreja.
-Te quiero, Allie- murmura con un hilo de voz.
-Yo a ti también, pero ¿a qué viene este cambio de tema?
-No quiero que pienses que soy un infantil.
-Lo eres.
-¿Y lo dices tú, pequeña Wendy?
Asiento y sonrio, al mismo tiempo que Derek entrelaza sus dedos con los míos.

****
Vale, es aburrido y monótono, lo sé. Pero no me pidáis más hoy... Tengo una idea que dará lugar a un cambio muy brusco y que desmontará la monotonía. Pero no pienso dar pistas. El sábado que viene subiré un capítulo extra largo en el que ya estoy trabajando y que contiene muchas nuevas. Hasta entonces cielos, un millón de besos :3

3 comentarios:

Vicky Beadles* dijo...

Fue corto pero lo suficientemente largo para que me encantará, espero con ansias el siguiente sábado :D un besoo

Marinne Odair dijo...

*-* Será corto,pero a mi me ha encantado.Son taaaaaaaaaan monos... jsklfjsalfskla
Espero con ganas el siguiente cap ^^

Laura dijo...

Aburrido... monotono... ¡a callar! está PERFECTO, que mas da que sea corto cuando es precioso, tierno, genial... así que nada, es súper bonito, quedate con eso.
¿Sabes? Me encantaría, pero no sabes cuanto, poder leer algo tuyo sobre Atenas, con tu forma de describir y de expresar debe de ser intenso, me encantaría poder perderme por esa ciudad mientras te leo, sería como un premio, así que de verdad estoy segura de que si lo hicieses tendrías mucho éxito porque debe de ser una pasada poder leerlo.
Un besazo enorme Wendy, ganas del siguiente:)

Publicar un comentario